Alumnado excelente elige estudiar en Loyola por su internacionalización, formación en valores y oportunidades

Alumnado con Premio Excelencia Académica

La Universidad Loyola se consolida en Andalucía como una universidad global, que cada año recibe a estudiantes con mayor diversidad geográfica.

Desde todas las provincias andaluzas, pasando por comunidades limítrofes como Extremadura o Ciudad Real, hasta llegar a País Vasco, León, Canarias, Murcia, Cantabria, Valencia o Galicia, la Universidad Loyola Andalucía se llena de diversidad. Además, el porcentaje de alumnado de nuevo ingreso que proviene de países extranjeros aumenta año a año. El próximo curso la Universidad Loyola Andalucía contará con estudiantes de primer curso procedentes de Costa de Marfil, Israel, República Dominicana, Francia, California, Venezuela, San Salvador, Polonia o Kuwait.

Según el propio alumnado que se matricula en Loyola Andalucía, las principales razones por las que eligen estudiar en esta universidad son las posibilidades que ofrece de internacionalización, así como la atención personalizada y la empleabilidad que les aporta una formación en valores, práctica y enfocada a su futuro laboral y personal.

Marina Macarro Parias vive en Cádiz, y estudió en el Colegio Grazalema, de El Puerto de Santa María. Comenzará el próximo curso a estudiar el doble grado en ADE y Relaciones Internacionales en Loyola, un grado que, según ella, “combina a la perfección sus dos pasiones, la empresa y conocer otras culturas”. Con una calificación en Selectividad de un 13,8 es uno de los mejores expedientes de la provincia de Cádiz. Su principal motivación para estudiar en Loyola es, sin duda, “los programas internacionales que ofrece, que no se limitan a Europa, sino que también te permite ir a Estados Unidos, Canadá, Sudamérica, Asia y África”. El objetivo de Marina es “poder estudiar el DUAL Business Degree, un programa que me va a permitir ir a Roma y a Chicago, y obtener el título oficial en España, pero también el título oficial de la Universidad Loyola Chicago”. Marina destaca, además, la atención personalizada y la formación en valores, “porque al final eso es lo que diferencia a unas universidades de otras, que tú no seas un número”.

Pedro Robles Calero llega a Loyola con la intención de estudiar el doble grado en ADE bilingüe y Comunicación. Sevillano de nacimiento ha realizado sus estudios en el Colegio San Francisco de Paula con un expediente académico excelente. “No se trata solo de las oportunidades, sino también de formación en valores, de nada sirve ser buen profesional si no eres también una buena persona”.

Carlota Gallego también comenzará el próximo curso un doble grado en Loyola. Desde el Colegio Claret, donde ha estudiado, y con un expediente de 13,4 en Selectividad, su elección ha sido completamente vocacional. Para ella, “la educación es lo más importante, ya que es la base de toda la sociedad y desde mi punto de vista es la herramienta para que todos tengamos las mismas oportunidades”. Por eso va a estudiar la doble titulación en Educación Primaria y Educación Infantil bilingüe. “Creo q los niños son nuestro futuro y hay que invertir en ellos ya que ellos son los que podrán cambiar el mañana”, asegura. Decidirse por Loyola fue fácil, “ya que me da la oportunidad de hacer los dos grados a la vez e incluye formación en idiomas que es tan importante ahora”. Además, añade, “creo que es una formación de calidad que me ayudara en el futuro a educar a los más pequeños, que me parece una tarea de bastante responsabilidad”.

Por su parte, Daniel Romera Mejías, sevillano y procedente del IES Vistazul, cree que la oferta de dobles grados en Loyola es un acierto, ya que te permite profundizar en dos materias y realizar una especialización sin necesidad de renunciar al conocimiento general. Daniel estudiará el próximo curso el doble grado en Derecho y Relaciones Internacionales. “Cuando vi que Loyola ofertaba la titulación en Relaciones Internacionales lo tuve claro, ya que dentro del Derecho mi enfoque es expandirme más allá de las fronteras de nuestro país”. Para Daniel, “un punto importante a favor de esta universidad es que quien quiere estudiar en Loyola, puede hacerlo, gracias a las numerosas ayudas económicas y, por supuesto, como en mi caso, a los premios que esta universidad concede a los mejores estudiantes”. Daniel, al igual que Marina, también es uno de los mejores expedientes, con una calificación de 13,56 en Selectividad.

Amaya Ariza estudió bachillerato en el IES Fernando Herrera de Sevilla y ha obtenido un 9,77 sobre 10 en la fase general de Selectividad. Cuando estaba decidiendo qué estudiaría el próximo curso, se dio cuenta de que siempre le habían gustado mucho los idiomas y descubrir sitios nuevos. “Desde pequeña he viajado mucho y me ha interesado mucho conocer otras culturas, otros modos de vida, y sobre todo otras mentalidades”. Al final se decantó por la doble titulación en Relaciones Internacionales y Comunicación, “y creo que combina a la perfección todos mis intereses. No pienso tanto en las salidas que tiene si no en lo que me gusta actualmente”.

Para Amaya no solo es importante la titulación elegida, sino también donde estudiarla. “Siempre he escuchado que Loyola es una gran universidad. Tengo conocidos estudiando ahí y todos coinciden en lo mismo: es una universidad que prepara realmente para el mundo laboral; a diferencia de otras universidades no es tanto la teoría sino cómo llevarlo a la práctica y a la vida real”. Amaya es consciente de que va a tener que estudiar, “no me van a regalar nada, pero me gusta saber que lo que estudie está enfocado de una manera que de verdad pueda utilizar en mi futuro profesional”.

Para Vicente Moreno Casas, egabrense de nacimiento, uno de los factores que le hicieron decidirse por Loyola “ha sido la profesionalidad, la seriedad y las oportunidades que ofrece”. Vicente, con un expediente de 12,785, comenzará a estudiar el próximo curso Economía y destaca “piensa aprovechar todas las oportunidades que se le presenten en esta nueva etapa”.

Lo mismo opinan Mercedes Miró Rodríguez y Ana Japón Pérez. Mercedes comenzará su carrera de Derecho en la sede de Córdoba de la Universidad Loyola. Ha realizado sus estudios en el Colegio El Encinar. Con un expediente de 12,65, Mercedes tenía claro que quería estudiar en Loyola: “yo ya conocía la formación de esta universidad porque mi hermano estudia aquí y sé las oportunidades que da, no solo profesionales sino también relacionadas con la motivación y los valores”. Ana, alumna del colegio San José de los Sagrados Corazones de Sevilla, estudiará el doble grado en Derecho y Relaciones Internacionales. Con un expediente de 12,905, destaca la formación diferencial, así como las oportunidades en todos los sentidos de esta universidad, abierta al mundo y para el mundo.

Desde la Universidad Loyola se pretende dar forma a todas estas vocaciones, formando hombres y mujeres para los demás, capaces de enfrentarse a los retos y a los avances que se producen cada día en el mundo, con una mente abierta y conscientes de que cada persona con su esfuerzo, puede cambiar el mundo.

Narci G. Jarava

Comparte Share on Facebook 0 Share on Google+ 0 Tweet about this on Twitter 0 Share on LinkedIn 0