Lucía Román: "Los conocimientos técnicos se aprenden, pero si no eres una persona íntegra y con valores, no vas a llegar a nada en la vida"

Alumna  grado ADE y Relaciones Internacionales

Lucía Román estudia el grado en ADE y Relaciones Internacionales. Forma parte del DUAL Business Degree, un programa conjunto de la Universidad Loyola Andalucía y la Universidad Loyola Chicago que le va a permitir ser graduada por las dos universidades, al tiempo que desarrolla su formación en España, Italia y Estados Unidos.

Le encantan las series de ficción, el country y el baloncesto. De hecho, ha jugado durante 8 años en un equipo femenino. Ahora, estudiando una doble titulación, tiene menos tiempo para dedicarle a sus hobbies, pero cuando se siente estresada, sale a pasear para relajarse. Le gusta cocinar y en su despensa nunca pueden faltar los ingredientes necesarios para hacer brownie.

Es una mujer optimista y alegre, y así quiere vivir su vida, aunque sabe que todo supone un esfuerzo y que debe trabajar mucho para conseguir sus objetivos. Le gustaría ser recordada como una persona que supo enfrentarse con valentía a los problemas, consciente de que no hay mal que cien años dure...

¿Qué te motivó a estudiar esta carrera?
Cuando era pequeña yo siempre había querido estudiar Ingeniería... yo no me divertía jugando con muñecas, sino que construyendo una Torre Eiffel a escala... Y después de 15 años diciendo que yo iba a ser ingeniera, me di cuenta de que realmente no era lo que me apasionaba y que no me veía haciendo eso ni a corto ni largo plazo. Estuve reflexionando con la ayuda de mi madre sobre mis habilidades, sobre lo que me motivaba, y decidí que ADE bilingüe era una opción en la que podría desarrollar todo lo que buscaba, el mundo de la empresa y los idiomas. Además, yo la estudio como doble con Relaciones Internacionales, porque me parece muy interesante entender el panorama internacional actual, que es bastante fuerte en estos momentos.

¿Y por qué en Inglés?
Porque hoy en día no podemos tener una visión tan local de las cosas. No podemos tomar una perspectiva tan corta. El idioma que se utiliza en todo el mundo, también en España, es el Inglés. Estudiar la carrera bilingüe te da más ventaja porque ya tienes eso ganado y le demuestras a las empresas que eres capaz de dominar el idioma en tu día a día.

¿Has encontrado mucha dificultad en cursar la titulación bilingüe?
Estudiar en inglés es lo mismo que estudiar en español, hay que dedicarle esfuerzo y ya está. Es verdad que no puedes comenzar una titulación bilingüe si no tienes un nivel mínimo, pero no es tan difícil como parece. Te cuesta acostumbrarte las primeras semanas, porque no estás habituada a dar las clases en otro idioma, pero en cuanto entiendes los cuatro conceptos principales, te haces y puedes seguir adelante. El hecho de que las clases sean en inglés, los exámenes, las presentaciones, los trabajos... hace que te acostumbres pronto y finalmente todo salga rodado.

Tú, además, estas cursando el Programa DUAL, ¿qué te está aportando?
El Programa DUAL es una oportunidad increíble. Supone tener una formación en Europa, pero también en Estados Unidos. Cuando finalizas el programa eres titulada por la Universidad Loyola Andalucía, y además por la Universidad Loyola Chicago, una de las instituciones universitarias más importantes del mundo. Eso ya es una ventaja estupenda. La perspectiva laboral es impresionante, porque voy a tener dos títulos oficiales, uno en Europa y otro en Estados Unidos, y de dos universidades con muchísimo prestigio.
Pero, además, el DUAL es una experiencia personal que no cambiaría por nada. Yo empecé a estudiar en Sevilla, pero ya he estado un cuatrimestre en Roma. En agosto me voy a Chicago durante el curso completo y luego volveré a España, aunque me encantaría hacer algún intercambio más... Por ahora, mi estancia en Italia ha sido estupenda. En Roma he estado en el campus de la Universidad Loyola Chicago, es decir, que es un campus americano totalmente. Estábamos 170 estudiantes estadounidenses y 15 españoles y me ha servido para conocer su cultura, su forma de ver la vida, la profesión, los valores que tienen. He tenido una sensación de comunidad increíble. Incluso he conocido al que ahora es el chico con el que salgo, así que ha sido una experiencia inolvidable.
La verdad es que estoy deseando irme a Chicago para volver a estar con todas las personas que conocí allí y seguir aprendiendo y disfrutando de esta oportunidad.

¿Y hacia dónde enfocas tu carrera profesional? ¿En qué empresa te gustaría trabajar?
La verdad es que aún estoy en segundo curso, por lo que tengo un camino largo por delante. Pero una de las asignaturas que me han gustado más es Contabilidad, así que me gustaría dedicarme a esta área, pero enfocándolo desde una perspectiva internacional.
Aunque aún no sé en qué tipo de empresa, también me atrae la idea de dedicarme a algo relacionado con el trabajo que realiza mi madre, que es directora regional de Relaciones Institucionales de Cruzcampo.
Me parece imprescindible también que sea una empresa que permita movilidad y conocer nuevas experiencias. La internacionalización en una empresa es algo fundamental en lo que busco en un futuro.

¿Qué es lo que más te está gustando de la carrera?
Lo que más me gusta de Relaciones Internacionales es conocer qué está pasando en este momento en el mundo y saber el porqué, la razón de las cosas. De ADE me apasiona poder entender que todo en la vida se mueve en ciclos, como la Economía, pero que esto es aplicable a cualquier ámbito de la vida.
Por otro lado, la versatilidad que ofrece ADE es muy importante, porque no te cierras ninguna puerta. Estoy aprendiendo el funcionamiento de todos los departamentos de la empresa, y eso te da una perspectiva muy amplia, y que tú luego puedas elegir lo que más te llene. Con 19 años no me quiero cerrar ninguna puerta.

¿Qué destacarías de la Universidad Loyola Andalucía?
De Loyola me llevo a la gente, no solamente las amistades que he hecho en la carrera. He conocido “gente buena”, personas diversas, pero abiertas, con quien se puede hablar, compartir, disfrutar... y el profesorado, que siempre está para ti cuando los necesitas. A todo lo que buscas se le pone medios, y esto es posible gracias a las personas que hay en la universidad.

¿Haces algo más en la universidad aparte de estudiar?
La verdad es que en Loyola te ofrecen tantas cosas que es difícil resistirse. Yo intento participar y aprovechar todo lo que puedo. Desde el SED (Servicio de Evangelización y Diálogo), para desarrollarte espiritualmente o hacer voluntariado, el Club de Debate, sin el que yo hoy no sería quién soy o Loyola 360, que te da una perspectiva internacional...

¿Qué te ha aportado el Club de Debate?
El Club de Debate me ha cambiado completamente. Yo era una persona muy tímida, muy introvertida... cada vez que hablaba con alguien no era capaz de mostrar lo que realmente quería decir, me ponía roja, me quedaba sin palabras. Gracias al club ahora soy capaz de hacer presentaciones en cualquier idioma, sin trabarme y ya no tengo miedo a expresarme en público. Y me siento muy orgullosa, porque vi que tenía un problema y gracias a este grupo he podido ponerle remedio. Le estaré eternamente agradecida.

¿Y qué hacéis en Loyola 360?
Loyola 360 es una plataforma de la universidad formada por alumnado y en la que ayudamos a estudiantes de intercambio a integrarse aquí. Para mí Loyola 360 es conseguir que puedan tener una familia fuera de su hogar. Intentamos que conozcan nuestra cultura, que se diviertan, que encuentren alojamiento, que nos entiendan, que disfruten, que se sientan acompañados. La verdad es que se consigue una relación muy intensa y muy bonita entre el alumnado local y el de intercambio.

¿Qué crees que es importante para ser una buena profesional de tu ámbito?
Para mí es importante el respeto, el saber estar y saber comunicar el mensaje que quieres transmitir. Los conocimientos técnicos los vas a tener, pero si no eres una persona íntegra, con valores, con ética de trabajo, no vas a llegar a nada en la vida, ni en el ámbito empresarial, ni en ningún otro.

¿Quién es la persona a la que más admiras profesionalmente hablando? ¿Por qué?
En cuanto a superación personal admiro a mi madre. Ella se graduó en Historia, pero empezó en Cruzcampo de secretaria... y ahora es directiva. Y esa filosofía de vida, ese ímpetu, ese querer mejorar y superarse día a día me parece digna de admiración. Eso es también lo quiero hacer. Yo no aspiro a ser famosa, sino en hacer lo mejor que pueda todo lo que haga y seguir creciendo.

El profesor/a que más te ha marcado en Loyola hasta el momento es... ¿Por qué?
Marta de Vicente, sin duda. Es una persona maravillosa, pero también es una profesional maravillosa. Te daban ganas de ir a clase, de hacer los ejercicios... Es una docente muy cercana, muy abierta, y que se da por completo a su alumnado.

¿Qué le dirías a tu yo de 17 años después de saber lo que ahora sabes?
Le diría que no se preocupase, que Selectividad puede ser un desastre, pero que no pasa nada, que ahora empieza una nueva etapa... y que en esa etapa va a descubrir una carrera en la que va a ser feliz como nunca lo ha sido. Que poco a poco todo se supera, que deberá estudiar y esforzarse, pero que irá superando todo, que no tenga miedo... y que debe relativizar las cosas porque no hay nada tan importante como para que no pueda seguir adelante.

Narci Gómez Jarava

 

Comparte Share on Facebook 0 Share on Google+ 0 Tweet about this on Twitter 0 Share on LinkedIn 0