Cristina Rufino, alumni de Loyola y una de las impulsoras de Rainbow Family: "Cuando llegué a Calcuta conocí un mundo completamente ajeno e irreal para mí"

Cristina Rufino, alumni de Loyola y promotora de Rainbow Family

Cristina Rufino es alumni del grado en Ingeniería Electromecánica de la Universidad Loyola. Actualmente trabaja en un Private Equity, Taiga Mistral, en el área de inversión (M&A). Hace unos meses, junto a unas amigas, decidió viajar a la India para realizar un voluntariado y así nació Rainbow Family "nace tras una experiencia de voluntariado de siete amigas, en los Loreto Rainbow Homes de la Fundación Mary Ward en Calcuta (India)".

Hace unos meses ganaron el I Premio de la Fundación PwC por el programa ¡Apadrina! "Nos ha permitido darnos a conocer, a sensibilizar sobre las desigualdades de la mujer en la India y a transmitir la labor tan maravillosa que la Fundación Mary Ward hace allí y que nosotras apoyamos desde Rainbow Family.

Pregunta: ¡Felicidades para empezar Cristina! Sin duda debe ser muy gratificante haber recibido el I Premio de la Fundación PWC ¿No? ¿Qué significa para vosotras recibir un reconocimiento como este?

Respuesta: Ha sido una experiencia maravillosa, super gratificante y, sobre todo, emocionante. El programa ‘¡Apadrina!’ tiene por objetivo reconocer la iniciativa y el compromiso social de los profesionales de PwC, que presentan proyectos de entidades sociales capaces de crear un valor social sostenible.

Haber recibido el primer premio, entre más de los 30 proyectos que se presentaron, era inimaginable. Muchos días sigo pensando que no es real haber competido contra Fundación Pequeño Deseo y Cáritas Española (segundo y tercer premio respectivamente) y que Rainbow Family haya sido el proyecto ganador. Es impresionante.

5

Para nosotras este premio tiene un valor mucho más allá del económico en sí. Nos ha permitido darnos a conocer, a sensibilizar sobre las desigualdades de la mujer en la India y a transmitir la labor tan maravillosa que la Fundación Mary Ward hace allí y que nosotras apoyamos desde Rainbow Family.

Y esto, sin duda, ha quedado reflejado no solo en el I Premio de la Fundación PWC, sino en los comentarios que los empleados de PWC han descrito como un proyecto que puede ayudar en la vida de muchas personas o que los niños son el futuro.

Aprovecho estas líneas para agradecer públicamente a todos por vuestro apoyo y difusión. Y especialmente, gracias a nuestros padrinos en el concurso: Iñaki Goiriena Basualdu y Macarena Roldán Tigeras. Sin su ayuda y amor por el proyecto este premio no hubiese sido posible.

P: Para quien no lo conozca… ¿Qué es Rainbow Family?

R: “Después de la tormenta siempre llega el arcoíris (Rainbow)”. La tormenta en el caso de Rainbow Family significa prostitución, hambre, inseguridades, mafias, oscuridad… Sin embargo, la calma y la alegría llega de la mano de educación, salud, seguridad y sobre todo amor.

Rainbow Family y el proyecto Loreto Rainbow Homes se definen como amor. Un amor basado en luchar contra la desigualdad de las mujeres en la India a través de acoger a las niñas que habitan en las calles de Calcuta y alejarlas de la prostitución, la trata y las mafias que rodean su entorno.

Amor a través de garantizarles una correcta alimentación, seguimiento de su salud y una educación. En definitiva, transmitir amor para que las niñas Rainbow crezcan en un entorno seguro y puedan desarrollarse profesional y personalmente gracias al pilar fundamental de la sociedad: la educación.

"La calma y la alegría llega de la mano de educación, salud, seguridad y sobre todo amor"

P: ¿Cómo surge y quiénes lo formáis?

R: Rainbow Family nace tras una experiencia de voluntariado de siete amigas, en los Loreto Rainbow Homes de la Fundación Mary Ward en Calcuta (India). Los Loreto Rainbow Homes actualmente acogen, aproximadamente, a 600 niñas de entre 3-18 años repartidas entre 6 colegios en Calcuta.

La inquietud de cómo seguir apoyando al proyecto, colaborando para que más niñas sean acogidas en los Loreto Rainbow Homes y sobre todo para seguir siendo partícipes del cambio, fueron los detonantes para la creación de este proyecto.

En mí ese detonante surgió con un te quiero: “Ami tomake bhalobasi”. Una niña de apenas seis años con cuarenta de fiebre, tras llamarte mamá te dice que te quiere. ¿Cómo no vincularte al proyecto y seguir ayudando a estas niñas y las que quedan por llegar teniendo todas las herramientas para hacerlo?

A día de hoy, Rainbow Family somos una gran familia formada por socios, donantes y muchísimas voluntarias. El timón de este barco está dirigido por tres amigas que sin la ayuda de la Fundación Mary Ward y el apoyo de las voluntarias no sería posible su existencia.

4

P: ¿Qué pretende conseguir Rainbow Family? 

R: El proyecto se ha consolidado sobre tres pilares fundamentales:

Becas al Estudio: uno de los principales objetivos es promover el desarrollo de las mujeres a través de la educación. Becamos a las niñas para garantizar una educación de alta calidad y sobre todo apoyamos a que el número de niñas acogidas crezcan.

Mejora de las instalaciones de los Loreto Rainbow Homes: Apoyamos al mantenimiento y reparación de las seis casas donde viven nuestras niñas Rainbow. Durante estos años Rainbow Family ha realizado distintas actuaciones, entre las que destacan: (i) reparación de las ventanas de Bowbazar; (ii) sustitución de los termos y depuradoras de aguas en las 6 casas; y (iii) reparación del techo y ventanas de Elliot School arrasados por el paso del Ciclón Amphan.

Rainbow Camp: Desde nuestros orígenes creemos en el intercambio cultural tan enriquecedor para ambas partes: voluntarias y niñas Rainbow. Por eso, anualmente se organiza un campamento de verano. Gracias a nuestras voluntarias, las niñas Rainbow disfrutan de un mes lleno de actividades y excursiones con el fin de que conozcan su ciudad en un entorno seguro.

Además de ello, apoyamos campañas concretas y necesidades urgentes como han sido la campaña que, junto a The Heaven Lift, desarrollamos para financiar la ropa de invierno de nuestras niñas; o el I Torneo de Pádel Benéfico para financiar la vacunación de nuestras niñas contra el Covid-19.

"El proyecto se ha consolidado sobre tres pilares fundamentales: becas al estudio, mejoras de las instalaciones y Rainbow Camp"

P: ¿Cómo fue esa primera impresión al llegar a Calcuta? ¿Y cómo te fuiste de allí?

R: Mi pasión por la India, el país, su cultura, su gente y su diversidad surgió en el verano de 2014. Por motivos diversos, ese verano tuve la oportunidad de viajar a la India, con apenas 18 años y ser una voluntaria de la madre Teresa de Calcuta. Durante este primer contacto con India, mi “burbuja” explotó. Conocí un mundo completamente ajeno e irreal para mí.

Allí millones de personas viven en la completa miseria, sin ningún tipo de garantía de una comida diaria y, por supuesto, inmersos en una vida abocada al fracaso, muertes prematuras y sin ningún tipo de futuro más que la lucha por su propia supervivencia. Comprendí la necesidad de escuchar y ser escuchado, de poder apoyarte en alguien en tus momentos de dificultad y sobre todo de tener una muerte digna, serena y rodeada de alguien que cuide y vele por ti.

Cuatro años más tarde, más madura y más formada, volví a la ciudad que me había hecho comprender la suerte que tenía y me había hecho sentir la necesidad de dar gracias a mi familia por todas las oportunidades brindadas y a Dios por, simplemente, permitirme nacer donde me ‘tocó’.

Diseno sin titulo 3 copia

Esta nueva experiencia, completamente distinta a la anterior, fue en los Loreto Rainbow Homes. Durante las cinco semanas que conviví con las 106 niñas del colegio Loreto School conocí en profundidad su cultura, religiones, formas de pensar y ver la vida y un largo etcétera de contrastes que, sin duda, marcaron mi forma de comprender la vida.

Con las más mayores se creó un vínculo de “hermanas” y tuvimos charlas reflexivas sobre temas polémicos como el burka, el islam, la mujer en la India en contraste con la mujer occidental…

P: ¿Desde cuándo y cómo tienes esa vocación de servicio a los demás?

R: No creo que la vocación de servicio se desarrolle de un instante a otro. Creo que, como todo en esta vida, el servicio a los demás y la lucha por las desigualdades aquí o en cualquier ciudad del mundo, se fomenta a través de la educación. En mi caso fue así. Desde pequeña, en mi casa, nos han educado sabiendo apreciar lo afortunados que somos.

Donde he nacido, cómo he vivido, mi familia, mis oportunidades... Es todo regalo de mis padres y del entorno donde he nacido. Por ello, estoy plenamente convencida de la necesidad de con mi formación y poca experiencia devolver a la sociedad los regalos que yo he recibido, para ayudar a otros a vivir dignamente y que pueda desarrollarse para labrarse un futuro basado en el trabajo, en el esfuerzo y en la familia.

"Sin las herramientas aprendidas en la escuela de Ingeniería hoy no estaría en la posición donde me encuentro"

P: ¿En qué te ha ayudado la formación de la Universidad Loyola para tu crecimiento personal y el desarrollo de tu vocación de servicio?

R: La Universidad Loyola ha sido el inicio de mis pasos en mi andadura profesional y personal. Llegué a ella siendo una persona completamente inmadura, sin conocimientos y con muchas ganas de aprender y hacer cosas. Gracias a sus profesores, las experiencias vividas y las oportunidades brindadas (Erasmus y Prácticas en Empresas) desarrollé la base para poder comenzar mi andadura profesional en Madrid.

Creo que sin las herramientas aprendidas en la escuela de Ingeniería hoy no estaría en la posición donde me encuentro: trabajando en un Capital Riesgo (“Private Equity”) y compaginando mi vida social con mi gran proyecto Rainbow Family.

P: ¿Qué proyectos tenéis para el futuro?

R: Para el futuro tenemos grandes retos que abordar. El primero y más inminente ahora es ayudar en la reconstrucción de una sociedad más marginada aún, si cabe, tras el paso del Covid-19. Ayudar en paliar los efectos del Covid-19 en nuestras niñas y sus familias: efectos económicos, sociales y familiares. Y motivar y ayudar a que más niñas ingresen en nuestros colegios.

Además de ello, tenemos grandes retos en el área de reformas. Gracias al premio recibido en el Concurso Apadrina de la Fundación PWC, podremos hacer frente a reformas en dos de nuestras casas. A nivel de eventos y voluntariado, esperamos poder volver a nuestra rutina, a poder retomar el voluntariado internacional y seguir aumentando nuestra familia Rainbow Family gracias a las nuevas voluntarias que acudan a Calcuta.

"La Universidad Loyola ha sido el inicio de mis pasos en mi andadura profesional y personal"

P: ¿Qué habéis aprendido del Covid-19? ¿Cómo os ha afectado?

R: Reinventarse. Sin duda, creo que será una de las palabras más usadas en el mundo emprendedor y profesional. Gracias a que nos hemos reinventado hemos seguido ayudando en estos momentos de crisis a nuestras niñas. En este periodo de Covid-19, hemos conseguido emprender dos campañas nuevas y muy disruptivas en nuestra forma de trabajo:

The Heaven Lift: Durante la pandemia, y ante la necesidad de financiar la ropa de invierno de nuestras 600 niñas aproximadamente, diseñamos junto a The Heaven Lift una sudadera que nos permitió abrigar a 3 niñas a la vez que un español se abrigaba. Fue una experiencia impresionante. Aprendimos a colaborar con otro equipo de jóvenes emprendedores, a diseñar y promocionar una prenda con mucho significado y sobre todo a concienciar a través de la ropa a los jóvenes. Fue una experiencia brutal. Información Adicional - RF The Heaven Lift

 

En tu insta o en el mio: En pleno confinamiento, tuvimos que reinventarnos para ayudar a paliar no solo los efectos del covid, sino el paso del Ciclón Ampha. Por ello, junto a muchos invitados, amenizamos las tardes confinadas con distintas entrevistas dando a conocer el proyecto y sorteando un jamón. ¡Nos reinventamos, llegando a muchas casas y colaborando conjuntamente! Fue un éxito. 

Este periodo de aprendizajes y cambios ha sido un gran bache en la vida de muchas personas, a nivel personal y profesional. En nuestro caso, ha servido para consolidarnos como ONG y sobre todo a concienciarnos que “después de la tormenta, siempre llega el arcoíris”.

P: ¿Cómo se puede colaborar?

R: La gente puede ayudarnos de varias formar:

Económicamente: Aportando una colaboración a nuestra IBAN ES66 0075 7007 8506 0001 0886 con concepto Rainbow Family o bien al código de Bizum 02145 e incluso haciéndote socio a través de nuestra página web. (Hazte Socio - Rainbow Family )

Voluntariado: Si te apetece ayudarnos, no tienes más que estar atento a nuestras redes sociales e inscribirte como voluntario a cualquiera de nuestros eventos. Y si, además, estás interesado en realizar un voluntariado internacional, contáctanos a para más información.

"Este periodo de aprendizajes y cambios por el COVID-19 ha sido un gran bache

en la vida de muchas personas, a nivel personal y profesional"

P: ¿Dónde estás trabajando actualmente?

R: Desde febrero del 2018 estoy trabajando en un Private Equity, Taiga Mistral, en el área de inversión (M&A). En mi puesto de trabajo tengo la suerte de compaginar tanto el área financiera como pueden son los procesos de M&A, como la gestión de los activos ya adquiridos. Es decir, como en pocos sitios ocurre, uno mis dos mundos: el mundo de la ingeniería eléctrica con el mundo financiero.

P: ¿Qué destacarías de tu grado y de los profesores?

R: Destaco de mi experiencia en la Universidad Loyola la cercanía de mis profesores. Al ser la primera promoción de la universidad, el vínculo profesor alumno era fuerte. Eran clases cercanas, donde el profesorado estaba motivado y con ganas de que el proyecto fructificase y se consolidase en el tiempo. Además, muchos de nuestros profesores eran profesionales con historias y experiencias en sus campos muy reales al mundo profesional que permitía ejemplarizar conceptos muy técnicos a la vida real.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn