Miguel Bezanilla: "Crear, tocar y escuchar música es una de las experiencias más potentes que uno puede experimentar"

Miguel Bezanilla, profesor del grado propio en creación y producción musical

Miguel Bezanilla es docente en el Grado propio en Creación y Producción Musical de la Universidad Loyola. Actualmente reside en Los Ángeles, pero sus orígenes son sevillanos porque allí nació. Formó parte del equipo de orquestación en la exitosa película “Coco” de Disney-Pixar; y arreglista y programador adicional en “The Nut Job 2”.

Ha compuesto música adicional para las producciones de HBO Allen v. Farrow (2021) y Fake Famous (2021) con música de Michael Abels. Ha trabajado como orquestador líder junto con el compositor Javier Navarrete en Emperor (2020). Ha escrito Madre Naturaleza (2016) como compositor principal, una pieza que presentó ante más de 3.200 personas. Es intérprete de viola, lo que le ha llevado a participar en giras internacionales de la mano de la West-Eastern Divan Orchestra, dirigida por Daniel Barenboim. Estudió en los Conservatorios Superiores de Sevilla y Córdoba, además de formarse en música de cine por la Columbia College Chicago. 

Pregunta: Orquestador, arreglista, programador, compositor… y además para temáticas distintas ¿Qué tiene el cine que te 'engancha' tanto?

Respuesta: Crear, tocar y escuchar música, en general, es una de las experiencias más potentes que uno puede experimentar. Pero el hecho de colaborar para hacer una obra de arte interdisciplinar, como lo es una película, lo es incluso más. Trabajar con otros artistas con otras experiencias y maneras de abordar una misma historia es lo mejor de todo el proceso.

P: ¿Impresiona trabajar para una película como ‘Coco’ de Disney Pixar? ¿Qué destacarías de aquello?

R: Yo tuve la oportunidad de trabajar en la música diegética de la película como parte de uno de los dos equipos de orquestación, el liderado por Germaine Franco. Y la verdad es que si tuviera que resaltar lo que más me impresionó sería la naturalidad y cotidianidad de la parte del proceso en la que estuve involucrado. Fue muy bonito, todo funcionaba a la perfección, con una organización increíble. Pero a la vez no se sentía rígido, siempre flexible y al servicio de la música tan genial que tiene toda esta película.

"Crear, tocar y escuchar música, en general, es una de las experiencias más potentes que uno puede experimentar"

P: No solo has creado y compuesto para cine, también has compuesto música adicional para la serie documental de Allen v. Farrow de HBO ¿Encuentras mucha diferencia entre estos dos géneros en cuanto a la música?

R: Allen v. Farrow es un documental un poco particular... Desvela verdades muy duras sobre una figura que siempre ha sido de gran relevancia (y querida) en el mundo del cine. Es esto, el saber que se está hablando de personas y hechos reales, lo que te toca las entrañas de una manera incluso más potente. Por supuesto, al compositor principal, Michael Abels, el primero. Pero, por extensión, al resto de los que estamos involucrados también.

P: Completa la frase. El cine sin música sería como…

R: El telediario de las 3. Vale, me he pasado, pero es eso un poco. Las emociones que se transmiten al espectador no solo dependen de las actuaciones, fotografía, escenografía, etc. Dependen en gran medida de la música. Y no solo para ayudarnos a empatizar mejor con lo que nos cuentan, sino para ayudar a darle dirección y contexto a una película. No os podéis imaginar lo fría y pesada que se hace una película cuando aún no tiene una banda sonora…

"No os podéis imaginar lo fría y pesada que se hace una película cuando aún no tiene una banda sonora"

P: En una entrevista dices “en Hollywood un día puedes ganar un Oscar y luego desaparecer del mapa” ¿Qué has aprendido de tus experiencias allí?

R: Bueno ¡Ojalá tuviera yo ese problema! Pero bueno, por resumir un poco, diría que, más allá del talento y las habilidades que como compositor se esperan de ti, he aprendido la importancia de equilibrar entre una sana autoestima con la humildad. Todo el mundo llega aquí creyendo que lo va a triunfar, cuando en realidad nada más teniendo en cuenta la cantidad de personas que vienen de todas partes del mundo la estadística dice lo contrario. Solo con mucho trabajo, y sobre todo aguante, uno va ascendiendo en esta industria.

P: ¿Qué opinas del talento andaluz en cuanto a la creación, producción y composición de música para cine? ¿Se infravalora lo que hay “en casa”?

R: Pues que si tuviera que nombrar a todos los compositores andaluces con un talento extraordinario no terminaría. Probablemente haya falta de oportunidades, o por lo menos yo lo sentí así en su momento al venirme. Algo normal en cierta medida, ya que comparativamente son industrias muy diferentes en tamaño. Pero yo no diría que infravalora lo que tenemos, o por lo menos desde fuera no lo veo así. 

"he aprendido la importancia de equilibrar entre una sana autoestima con la humildad"

P: ¿Qué diferencias ves entre Europa y América en música para cine? ¿Y similitudes?

R: Solo puedo hablar de la parte de EEUU, ya que nunca desarrollé mi carrera en España. Me da la impresión de que todo está muy compartimentado y organizado en este lado del Atlántico. También me da la impresión de que los artistas tienen más poder sobre sus creaciones en Europa y que aunque el factor económico siempre es importante, no hay tanto énfasis.

P: ¿Qué géneros permiten más libertad a la hora de crear la música para el cine?

R: Pues probablemente ninguno... ¡Y todos a la vez! Depende mucho de si el universo musical ya está preestablecido, como en una franquicia. Pero sobre todo de las personas con las que trabajas, de las que dirigen el cotarro. Si le dan importancia a la música y ven claramente la potencia que tiene para darle forma al universo de la película, van a darte más libertad. Si lo ven como algo con lo que inevitablemente tienen que lidiar, algo de relleno… good luck with that.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn
Sevilla Humanidades música, universidad Dos hermanas