El crecimiento de una empresa depende en gran medida de la estrategia de trabajo marcada por la dirección comercial. En un mercado en constante evolución, la actualización permanente de los profesionales responsables de este departamento es fundamental para el progreso de la compañía.