Sonia Marquina Pérez: "Un buen maestro debe apostar por metodologías en las que los alumnos sean protagonistas de su propio aprendizaje"

Sonia Marquina Pérez es alumni del Grado Doble en Educación Primaria Bilingüe + Educación Infantil Bilingüe en Loyola

Sonia Marquina Pérez es alumni del Grado Doble en Educación Primaria Bilingüe + Educación Infantil Bilingüe en Loyola. Actualmente ejerce como docente en primaria en el Colegio San Agustín en Sevilla.

Tenía dudas cuando tuvo que decidir qué estudiar "cuando llegó el momento, algo en mí me dijo que lo que yo quería ser realmente era profesora" nos cuenta. Como experiencia durante la carrera destaca su estancia en Corea del Sur y Finlandia "animo a todos a que llenen su mochila de experiencia inolvidables".

Pregunta: ¿Por qué decidiste hacer el doble grado en Educación? ¿Qué fuera Bilingüe influyó en tu decisión? Dicen que la Educación es vocacional…

Respuesta: Lo cierto es que durante mis dos años de Bachillerato estaba bastante perdida respecto a la carrera que me gustaría estudiar. Hice selectividad sin tener las ideas claras e incluso me planteé muy seriamente estudiar otras carreras como Medicina o Enfermería. Sin embargo, cuando llegó el momento de la elección final algo en mí me dijo que lo que yo realmente quería ser era profesora.

Quizás mi vocación no fuera desde que era niña como le ocurre a otras personas, pero sin duda, si esa corazonada no fue vocación yo no conozco otro deseo más fuerte. Cuando descubrí que en la Universidad Loyola se ofrecía el doble Grado en Educación Infantil y Primaria Bilingüe lo vi todo mucho más claro, pues indudablemente yo deseaba tener la formación más completa posible para mi futuro. Quería salir preparada y con un elemento diferenciador que pudiera llamar la atención de los centros educativos que me interesaban a nivel laboral.

P: ¿Con qué sector de la educación te sientes más identificada?

R: A pesar de haber disfrutado enormemente ambas carreras, actualmente me siento más identificada con Educación Primaria, pues es donde he adquirido más experiencia además de ser la etapa en la que considero que puedo ofrecer más de mi. Conectar con los alumnos y llegar a ellos me resulta más fácil.

"Quería salir preparada y con un elemento diferenciador que pudiera llamar la atención de los centros educativos que me interesaban a nivel laboral"

P: ¿Qué es lo que destacarías de tu doble grado?

R: Evidentemente, a nivel académico el doble grado es mucho más valioso porque la preparación es doble. Se tiene una mayor experiencia al haber realizado más prácticas en diferentes colegios, y te permite tener una visión más amplia de las características y necesidades de los niños. Laboralmente, como he mencionado antes, yo lo definiría como un “elemento diferenciador”. Los centros educativos buscan perfiles polivalentes, además de que se amplía notablemente el abanico de opciones.

P: ¿Qué destacarías del profesorado?

R: El profesorado en Loyola acierta ofreciendo prácticas docentes cercanas a la realidad de las aulas de los colegios de hoy día, enseñándonos con el ejemplo y apostando por la innovación. Además, valoro especialmente que nos hayan ayudado a formarnos más allá del contenido curricular de la carrera, animándonos a complementar nuestro currículo con títulos de idiomas, cursos, o la DECA, por ejemplo, esencial para trabajar en colegios de índole religiosa.

"Los centros educativos buscan perfiles polivalentes, además de que se amplía notablemente el abanico de opciones"

P: ¿Dónde trabajas actualmente? ¿Cómo está siendo tu experiencia allí?

R: Afortunadamente, tan pronto como terminé la carrera me ofrecieron trabajo en un colegio de Sevilla como tutora de alumnos de 3º de Primaria, el Colegio San Agustín de Sevilla. Actualmente, me siento feliz de seguir formando parte de su plantilla docente, pues disfruto muchísimo mi trabajo. El Servicio de Carreras Profesionales me ayudó a saber qué tipos de centros educativos buscaban un perfil como el mío.

P: ¿Por qué animarías a otro estudiante a estudiar lo mismo que tú?

R: Nuestra sociedad demuestra problemas que tienen como base nuestra educación. Por eso, la educación de hoy en día reclama personas muy bien formadas, que busquen la excelencia para poder transmitírsela a los alumnos, que no solo enseñen, sino que también eduquen y que su mayor sueño sea dejar huella.

"Nuestra sociedad demuestra problemas que tienen como base nuestra educación"

P: ¿Cuáles son para ti las claves para ser una buena educadora hoy? En lo personal y profesional.

R: Un buen maestro necesita como base esencial una muy buena formación. Partiendo de ese pilar básico, debe tener un gran corazón, saber escuchar, encontrar aquello que motive a los alumnos, debe apostar por metodologías en las que los alumnos sean protagonistas de su propio aprendizaje y debe transmitirles la cultura del esfuerzo, el afán de superación y, por supuesto, buenos valores.

P: ¿Alguna iniciativa o proyecto durante la carrera que te gustaría destacar? 

R: Durante he vivido experiencias increíbles que realmente recomiendo. Yo destacaría la beca para viajar a Corea del Sur, un viaje a Finlandia para conocer su puntero sistema educativo o mis prácticas curriculares en un colegio de Oxford (Didcot). Animo a todos que llenéis vuestra “mochila” de experiencias inolvidables. Al final, es lo que más nos abre la mente y nos acerca a la realidad.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn