Una app ideada para agilizar el pago y pedidos en restaurantes, finalista del concurso europeo Startup Programme

Un año más un equipo de la Universidad Loyola participa en la final del Startup Programme, un concurso europeo organizado por la Fundación Junior Achievement y el que han participado 30 universidades españolas.

 

La XIII edición del programa Startup Programme llega a su fin, se trata de un concurso europeo interuniversitario de emprendimiento organizado por la Fundación Junior Achievement Participan 30 universidades de España, con el objetivo de fomentar la creación de nuevos proyectos empresariales entre los estudiantes.


Siete equipos de Loyola han participado en el concurso con sus ideas de negocio y ha sido el proyecto Checkord el que ha sido seleccionado.El equipo formado por Gloria Carmona, Cristina Herencia, Marina Cano y Laura Maestre del campus de Córdoba, ha sido mentorizado por la profesora Salud Millán y por parte del Startup Programme han contado con el asesoramiento de Pedro Costilla de PWC.

Un proyecto que agiliza el trabajo en restaurantes

Checkord, como el resto de los proyectos presentados nace como trabajo de clase para la asignatura Creación de Empresas. Las alumnas detectaron que en los restaurantes era un problema el tiempo de espera del cliente para hacer el pedido correspondiente, algo que se resolvería fácilmente si en la propia mesa se podía acceder a una aplicación para tal fin. El equipo explica que se sintieron muy satisfechas con el trabajo realizado en clase y decidieron apuntarse al concurso «queríamos seguir escuchando opiniones de profesionales para comprobar si nuestro proyecto pudiese ser factible. Además, uno de los motivos principales era el impacto causado a un público ajeno a la universidad, dado que nos hemos planteado sacar el proyecto adelante».


Como ellas también explican «ofrecemos la mesa Checkord para agilizar el trabajo de los camareros y cocina, proporcionando un servicio más rápido y confortable para el cliente, disminuyendo el margen de error. El producto está dirigido a la hostelería, centrándose principalmente en restaurantes que dispongan de carta. El tamaño del mercado al que va orientado es extenso, se dirige a una amplia gama de clientes, sigue una tendencia ecológica, tecnológica y aporta seguridad. El objetivo es proporcionar al restaurante un servicio más eficaz para satisfacer al cliente, que se sentirá en un ámbito más cómodo debido a la agilidad del servicio».

«Los tres procesos habituales de un restaurante: llamar al camarero, llevar la comanda y servir se reducirían a uno, servir»


La idea de proyecto surgió cuando las alumnas de Loyola salian a almorzar juntas o con un grupo de amigos. Comprobaban que había muchos problemas y pérdidas de tiempo a la hora de realizar el pago, de decidir qué pedir y sobre todo cuánto dinero debía pagar cada comensal «esto nos llevó a buscar una solución a este proceso, sabiendo que no era nada fácil romper con el modelo tradicional que lleva siguiendo la hostelería durante años. Además de solucionar nuestro problema y el de muchos jóvenes, buscamos más beneficios que podían producirse con la utilización de nuestro producto. Es decir, la agilidad del servicio. Los tres procesos habituales de un restaurante: llamar al camarero, llevar la comanda y servir se reducirían a uno, servir».

Una novedosa forma de pago

Para ellas lo más novedoso de Checkord es la forma de pago que ofrece «ya que puedes pagar tu parte proporcional o dividir la cuenta entre los comensales, por otro lado, si te tienes que ir antes que el resto de comensales puedes pagar e irte al instante y finalmente, decides si pagas en efectivo o a través de Checkord con tarjeta».

«Durante el transcurso de este programa todos los componentes del equipo hemos adquirido nuevos conocimientos, descubierto y fomentado nuestro lado más emprendedor»


La parte más compleja que han tendio que afrontar ha sido cuantificar el proyecto «pues al tener un producto tan innovador, no teníamos referencias en las que basarnos, especialmente al determinar la demanda. Lo que más nos ha aportado es la gran acogida que nuestra idea ha tenido en cada paso que dábamos en la elaboración del proyecto, especialmente por nuestros “guía” en esta experiencia, tanto Salud Millán, como Pedro Costilla. Ellos nos han aportado su sabiduría y experiencia. Además, nos han ayudado a mejorar algunos aspectos de este proyecto mediante sus múltiples consejos y buenas ideas que han enriquecido nuestro trabajo».

Participar en el Startup Programme ha sido para las alumnas de Loyola «una experiencia única que hemos podido experimentar en el último año de carrera. Durante el transcurso de este programa todos los componentes del equipo hemos adquirido nuevos conocimientos, descubierto y fomentado nuestro lado más emprendedor y hemos podido conocer a personas dedicadas profesionalmente a esto. En cuanto al personal nos llevamos los buenos momentos vividos en el grupo a la hora de realizar el proyecto».

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn