El Barómetro Económico dirigido por la Universidad Loyola prevé que la consolidación de la recuperación económica sea clave durante este verano

En el año 2021 el PIB de la provincia de Sevilla podría crecer un 5,3%, año en el que también se espera una recuperación del 5,8% del producto interior bruto español, así como del 5,4% en el caso andaluz.

Se prevé que la consolidación de la recuperación económica sea clave durante este verano de 2021. Una previsión optimista debido a la aceleración del proceso de vacunación, que ya ha permitido poner a salvo al grueso de la población en riesgo, y la disminución de las medidas de seguridad en España y toda Europa. Estos factores pueden permitir a la economía registrar un fuerte repunte ante la plena reactivación de actividades relacionadas con el comercio, la hostelería y el turismo internacional.

Según los datos del informe económico, el PIB de la provincia registró un descenso de un -9,5% con respecto a 2020, unas tres décimas menor a la estimación del anterior barómetro (-9,8%). Esta caída fue inferior a la registrada en Andalucía (-10,3%, de acuerdo con la última estimación del IECA) y España (-10,8%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística). Las razones de esta caída pueden deberse a la mayor diversificación de la producción de la provincia, menos dependiente de las actividades con restricciones.

Estos datos se han dado a conocer hoy en la presentación de la novena edición del Barómetro Económico de Sevilla del Colegio Profesional de Economistas de Sevilla, publicación coordinada por la profesora del Departamento de Economía de la Universidad Loyola y directora ejecutiva del informe, María del Carmen Delgado López. La presentación se ha desarrollado en la sede de Caja Rural del Sur y en ella también han participado el decano del Colegio de Economistas, Francisco J. Tato Jiménez, y el subdirector general y director comercial de Caja Rural del Sur, Eduardo Rodríguez Mejías.

Economía provincial

De acuerdo con las estimaciones del IX Barómetro Económico de Sevilla, y como han explicado los economistas, la evolución de la economía sevillana en 2021 y 2022 invita al optimismo, así como a una continuación de la recuperación de la actividad económica mucho más rápida que la de la crisis anterior. “La mejora económica para los próximos meses podría verse consolidada por la llegada de los fondos Next Generation EU. No obstante, conviene destacar que la pandemia no acabará por completo hasta que se consiga una inmunidad de grupo a nivel mundial, lo que supondrá un riesgo latente hasta entonces”, ha explicado la profesora Delgado. En este sentido, ha afirmado que se espera un repunte del PIB de Sevilla en torno al 1,8% en el segundo trimestre del año.

En este contexto, los supuestos básicos del escenario central que contempla el Barómetro Económico de Sevilla se basan en una previsión del crecimiento económico para 2021 y 2022: “La mejora del escenario económico y la prórroga de los ERTEs hasta el 30 de septiembre implicará que el número medio de ocupados en la provincia se sitúe en un 1,2% más que en 2020. En 2022, esta magnitud podría crecer en torno a un 2,5%”, ha indicado la profesora de la Universidad Loyola.

En este escenario, las previsiones apuntan a que en el segundo trimestre de 2021, el PIB de la provincia de Sevilla podría expandirse un 1,8%. El PIB del año 2021 podría crecer un 5,3% con respecto al año 2020. En 2022, también se espera un crecimiento elevado de este agregado, el cual podría rondar el 5,0%.

En cuanto al nivel de precios, según la investigadora: “El IPC registrará un incremento del 2,0% en el presente año, como consecuencia no solo de la reactivación económica, sino también de la subida registrada por los precios de la energía en los últimos meses. El crecimiento del IPC en el año 2022 podría bajar y rondar el 1,7%”.

Indicadores económicos de Sevilla

En cuanto a los indicadores seleccionados para analizar la evolución de la economía sevillana (sociedades mercantiles constituidas, matriculación de turismos, número de pernoctaciones, índice de confianza empresarial, sector exterior, no afiliados a la Seguridad Social y y tasa de desempleo), los datos muestran un buen comportamiento con respecto al trimestre anterior de las pernoctaciones, que se recuperan levemente, y los afiliados. Mientras que las matriculaciones de vehículos y las exportaciones e importaciones, han experimentado peores cifras.

En cuanto al sector exterior, las exportaciones sevillanas cerraron 2020 con una buena cifra, y aunque en enero de 2021 sufrió una caída, en los meses siguientes se observa una recuperación notable registrándose cifras similares a las del mismo periodo de 2020 (2.653 millones de euros, frente a 2.626). Sin embargo, las importaciones se han reducido un -8,8% en el primer trimestre de 2021, con respecto al mismo periodo de 2020.

Mercado laboral

En cuanto al mercado laboral sevillano, el informe refleja que en el primer cuatrimestre de 2021 ha dado lugar a un descenso de la ocupación de un 2,6% con respecto a años anteriores como consecuencia de las restricciones. Teniendo en cuenta los ERTEs, el dato empeora al 6,9%, en parte por el ligero crecimiento de acogidos a ERTE durante este último trimestre, que ha pasado de 22.300 a 24.300.

La tasa de desempleo, por su parte, ha subido notablemente en Sevilla con respecto al trimestre anterior. En este primer trimestre se situó en el 23,8% para Sevilla, y en el 22,5% para Andalucía. En gran parte, el impacto económico derivado de las medidas para atajar la crisis sanitaria apenas se ha reflejado en este indicador, debido al efecto amortiguador de los ERTEs, así como a la disminución de la población activa a lo largo de este año.

Los datos de afiliación a la Seguridad Social de Sevilla reflejan un número creciente en los primeros meses de 2021, probablemente por el comienzo de levantamiento de medidas, así como el contagio del optimismo en la economía dado el proceso de vacunación. Asimismo, el número de trabajadores en ERTE aumentó en los primeros dos meses del año, pero ha disminuido desde entonces, y el dato ya se encuentra por debajo de su valor en enero. Aun así todavía hay miles de trabajos que recuperar de forma efectiva para recuperar los niveles de afiliación de 2019. En efecto, el número de afiliados en mayo tras descontar los ERTE fue 732.982 personas, un 2% menos que en el mismo mes de 2019.

Por último, el análisis de la afiliación por sectores también permite identificar algunas claves. Un año después de las restricciones más severas en todos los sectores, la recuperación total del mercado laboral todavía no se ha conseguido, siendo finalmente el sector más afectado el de la hostelería. La construcción, que de inicio se había visto más perjudicada que el resto de las ramas de actividad, se ha recuperado hasta el punto de que registra datos superiores a abril de 2019. Esto no es exclusivo de esta rama, pues hay otras que también han conseguido esta evolución positiva con respecto al periodo prepandémico.

La divergencia del comportamiento de unas ramas de actividad y otras es indicativa de la manera desigual en la que la pandemia está afectando al mercado laboral. Esto nos lleva por tanto a la necesidad de tener en cuenta las diferencias sectoriales, así como de la necesidad de volver a la normalidad para recuperar ciertos sectores, como el hostelero, que se están viendo muy afectados.

Según el informe, mejoran las previsiones de ocupados en la provincia de Sevilla, que podrían crecer un 1,2% en 2021, situándose en una media de 717 mil ocupados gracias a la mejora del escenario esperado. Consecuentemente, la previsión de la tasa de desempleo sufre una revisión a la baja, situándose en el 23,1% (frente a la previsión anterior del 23,6%). En el año 2022, el número de ocupados podría incrementarse un 2,5% con respecto al año anterior, mientras que la tasa de desempleo se situaría en el 22,0%, muy cerca de la registrada en el año 2019 (21,5%).

Índice BES

En el primer trimestre de 2021, el valor del Índice BES se situó en 81,42 para Sevilla (frente a 85,17 del último trimestre de 2020) y 82,23 para Andalucía (frente a 80,89 del anterior periodo analizado). Esto indica un leve retroceso de los principales indicadores económicos de la provincia y la región en el contexto de la recuperación.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn