La Universidad Loyola reúne en Córdoba a expertos destacados de todo el mundo en economía del comportamiento

El grupo de investigación LoyolaBehLAB de la Universidad Loyola ha celebrado estos días 15 y 16 de julio en el Hotel Ayre de Córdoba un workshop titulado "Predicting Actions and Behavior in the Lab and Outside".

El evento ha reunido a distinguidos académicos de todo el mundo del ámbito de la economía del comportamiento como Steve Burks, de la Universidad de Minnesota, Antonio Cabrales de la Universidad Carlos III, recientemente premiado con el Premio Jaume I Economía, Rosi Nagel de la Universidad Pompeu Fabra y Paz Espinosa de la UPV, y miembro de la Real Academia entre otras figuras notables del ámbito de la microeconomía.

El seminario ha estado organizado por el Catedrático de Economía de la Universidad Loyola Pablo Brañas Garza y por Coralio Ballester, Profesor Titular en el departamento de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Alicante, ambos figuras relevantes en el ámbito de la economía del comportamiento y autores de números trabajos publicados en las revistas de mayor impacto como Econometrica, Games and Economic Behavior, Journal of the European Economics Association y Review of Economics.

El encuentro celebrado durante las dos jornadas ha girado en torno al tema de la predicción de las acciones y el comportamiento humano y de cómo se pueden analizar dichos comportamientos dentro del laboratorio y fuera del mismo. De esta forma, el encuentro se celebra dentro del marco del proyecto financiado por la Agencia Estatal de Investigación a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional denominado OutLabExp, que se trata de una red nacional coordinada por la Universidad Loyola que consiste en evidenciar a través de estudios de campo, la relevancia que tienen los métodos de economía experimental. Se trata de un proyecto dirigido por el catedrático del Departamento de Economía de la Universidad Loyola, Pablo Brañas que tratará de exportar los métodos experimentales de laboratorio a un entorno real y con relevancia y trascendencia a corto plazo.

Predicciones de la teoría de juegos

La microeconomía, al contrario que la macroeconomía, estudia el comportamiento humano. Los estudios económicos de laboratorio exploran los fundamentos de la economía a través de experimentos abstractos. Dichos entornos no son más que simplificaciones de la vida real basadas en predicciones de Teoría de Juegos. La finalidad de dichos modelos es averiguar la forma en que los humanos toman decisiones, y cómo estas influyen sobre el funcionamiento de la sociedad.

En este sentido, en la primera jornada, el profesor Stephen Burks de la Universidad de Minnesota presentó su trabajo sobre un gran experiemento de campo realizado para predecir el comportamiento en el trabajo. Por su parte, la premiada con el Premio Jaume I Economía, Rosi Nagel, habló sobre la aplicación de la teoría de juegos en una ponencia titulada: “Iterated Reasoning and Efficiency Heuristics, and a Behavioral Taxonomy of 2x2 Games”. 

Incertidumbre, altruísmo, cooperación, paciencia y mucho más

Temas tan interesantes como el análisis de la incertidumbre de los procesos de contagio, la formación de redes de amistad o las creencias motivadas sobre la rentabilidad de las acciones han sido algunos de los numerosos temas presentados durante estos dos días dedicados a la economía del comportamiento por parte de destacados investigadores como Dunia López Pintado, de la Universidad Pablo de Olavide, Lorenzo Ductor, de la Universidad de Granada o Carlos Cueva, de la Universidad de Alicante.

La Universidad Loyola posee una amplia trayectoria científica en el área de la economía del comportamiento, siendo el grupo de investigación LoyBehLab el que aglutina dicha experiencia a través de una serie de líneas de investigación que abarcan temas como el estudio del altruismo, la cooperación, la paciencia y decisiones bajo incertidumbre en los humanos. Una importante línea es la del estudio de las habilidades cognitivas. La economía del comportamiento se basa en el comportamiento humano y pretende aunar el estudio de las decisiones racionales que toma el ser humano en materia de economía y otras motivaciones humanas que influyen en las decisiones económicas igualmente. Por lo que trata la correlación de dos disciplinas: la economía y la psicología. 

Un diploma de especialización en este ámbito

Así, en la Universidad Loyola oferta la especialización a los alumnos en este ámbito a través del Diploma en Behavioral Economics, dirigido por los investigadores Pablo Brañas y María del Carmen López, el título tiene una serie de peculiaridades y salidas profesionales que aporta esta ciencia y especialización en el ámbito de la economía y la psicología. Según afirma Pablo Brañas: “Existen experimentos relevantes de economía del comportamiento que han solucionado problemas importantes en el mundo, como el realizado por el Behavioral Insight Team en Reino Unido, que logró en base a una serie de experimentos de comportamiento en muestras de población optimizar las listas de esperas médicas”.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn