Gonzalo Cano: «Para alcanzar el éxito académico es indispensable participar en clase y saber organizarse»

Gonzalo Cano Cintas cursa el Doble Máster Universitario en Abogacía y Asesoría Jurídica de Empresas en Loyola Másteres, la escuela de postgrado de la Universidad Loyola. Recientemente ha sido reconocido por la Sociedad Española De Excelencia Académica (SEDEA), entidad de ámbito nacional cuya misión principal es identificar y acreditar a los mejores graduados del país, poniéndolos en valor y contribuyendo desde múltiples enfoques a su éxito laboral, como el 14º mejor expediente de España.

Pregunta: La Sociedad Española de Excelencia Académica (SEDEA) le entregó el pasado mes de noviembre un galardón que le reconoce como uno de los mejores y más brillantes graduados en Derecho de toda España. ¿Cómo se siente?

Respuesta: Me siento realmente orgulloso. Para mí este galardón supone no solo una gran satisfacción personal y un reconocimiento al esfuerzo diario realizado durante estos cuatro años, sino que sobre todo me sirve de motivación para seguir mejorando y alcanzar nuevos retos.
Además, estoy muy agradecido a esta entidad, que facilita la inclusión en el mercado laboral a sus miembros mediante el acceso exclusivo a ofertas de empleo y prácticas de calidad, así como a becas pre/postdoctorales en las instituciones públicas más punteras.

(P): ¿Cuál es el secreto para alcanzar el éxito académico?

(R): En mi opinión, para alcanzar el éxito académico es indispensable participar en clase y saber organizarse. Si atiendes a las explicaciones del profesor y le pides que te resuelva todas aquellas dudas que te surjan a raíz de las mismas, saldrás de clase con las ideas generales aprendidas y, en consecuencia, eludirás una gran carga de trabajo posterior en casa o en la Biblioteca. Claro, para dar cumplimiento a esto resulta fundamental contar con la suficiente motivación. Sin ésta, es imposible que tu rendimiento académico sea óptimo.
Asimismo, otros consejos que podría dar son los siguientes: priorizar aquello que pueda tener un mayor impacto en tus calificaciones, planificar por adelantado el tiempo que debes dedicar a cada materia y establecer límites de tiempo para aumentar tu productividad.

(P): ¿Cree que con constancia y esfuerzo cualquier persona puede llegar a donde se proponga?

(R): Empleando una locución latina, creo que la constancia y el esfuerzo son conditio sine qua non para ello. Es cierto que a veces la concurrencia de estas dos actitudes resulta insuficiente. Sin embargo, son mucho más frecuentes los casos en los que, fruto de la inseguridad, nos autoimponemos límites a nuestras posibilidades, lo que a mi juicio supone un claro error. Nunca debemos subestimarnos.

(P): En la Universidad Loyola cursa usted el Doble Máster en Abogacía y Asesoría Jurídica de Empresas. ¿Cuál es su sueño, cómo se ve dentro de unos años?

(R): Personalmente, evito pensar siempre en el largo plazo. Creo que el mejor método para alcanzar el éxito profesional es fijándose objetivos ambiciosos pero cercanos, adquiriendo así una concentración y una motivación que te permita dar cumplimiento a los mismos. Por tanto, honestamente, no tengo un sueño previamente definido, sino que éste lo voy construyendo paso a paso. Lo que sí puedo decir es que dentro de unos años me veo aprendiendo de y con mis compañeros en un gran despacho a nivel nacional.

(P): ¿Qué valores cree que diferencian a Loyola Másteres de otras escuelas de postgrado?

(R): En primer lugar, la búsqueda de la excelencia. Loyola Másteres, a través de los ‘Premios a la Excelencia’, no solo incentiva a los alumnos a dar lo mejor de sí mismos, sino que hace posible que aquéllos que cuenten con un expediente excelente de Grado y tengan interés en continuar sus estudios en esta Universidad, no tengan que renunciar a los mismos por motivos económicos.

En segundo lugar, el carácter profesionalizante. En mi caso concreto, el claustro está formado por profesionales del Derecho del más alto nivel que, desde perfiles muy variados (Jueces, Abogados de todo tipo de despachos, Abogados in house, Notarios, Registradores de la Propiedad, etc.), nos imparten los contenidos del máster desde un punto de vista totalmente práctico gracias a la experiencia que poseen y, en consecuencia, logran proyectarnos un escenario muy similar al que tendremos dentro de unos meses.

Igualmente, Loyola Másteres cuenta con un programa denominado ‘Líderes para el mundo’ que nos proporciona la oportunidad de mejorar las denominadas soft skills que se precisan, junto a las habilidades estrictamente técnicas, para moverte con éxito en un entorno laboral (comunicación, flexibilidad, integridad, trabajo en equipo, etc.).

En tercer lugar, el trato personalizado. Loyola Másteres entiende que el alumnado no es solo un número, sino que detrás de cada uno de los que lo conforman hay una persona con sus inquietudes y sus preocupaciones (ahora más si cabe, teniendo en cuenta las excepcionales circunstancias que nos está tocando vivir). Así, aprovecho para reconocer la labor que tanto Miriam Ramos como Susana Giráldez realizan diariamente por nuestro bienestar.

(P): Si tuviera que recomendar su máster de Loyola, ¿qué diría?

(R): Que es un máster en el que los límites a tu aprendizaje los pones exclusivamente tú. El máster te va a exigir a ti y tú le vas a exigir a él, para que en definitiva salgas como un profesional cuando entraste como un estudiante. En este sentido, el Servicio de Carreras Profesionales juega un papel relevante, pues imparte una serie de talleres con el objetivo de mejorar tu currículum y realizar una buena entrevista en alguno de los mejores despachos de abogados y empresas con las que Loyola tiene suscrito convenio de colaboración.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn