Una tesis doctoral de la Universidad Loyola analiza a través del caso Airbnb las posibilidades de la sostenibilidad del turismo

Laura Serrano Mendoza, investigadora y doctoranda del doctoranda del Programa de doctorado en Desarrollo Inclusivo y Sostenible de la Universidad Loyola ha defendido su tesis de forma virtual en la Universidad Loyola obteniendo una calificación de sobresaliente Cum Laude.

El trabajo titulado "Análisis de la sostenibilidad de la economía colaborativa aplicado al caso Airbnb: turismo sostenible y modelos de negocio disruptivos” analiza el concepto de “turismo sostenible” como alternativa al actual sistema turístico global hegemónico considerado insostenible a largo plazo. Tras diversos estudios y analizando concretamente el caso de economía colaborativa de Airbnb, la investigadora ha demostrado la necesidad de establecer mayores políticas públicas para que este tipo de economías colaborativas contribuyan realmente a la sostenibilidad del turismo.

Los resultados apuntan que la economía colaborativa como factor de sostenibilidad no se está traduciendo en prácticas con menor impacto social. Así el estudio considera  primordial que el factor de sostenibilidad se incorpore a la gestión de la actividad turística a través de una gobernanza urbana democrática y de establecer políticas para que este tipo de economías colaborativas sean sostenibles.

La tesis ha sido dirigida por el profesor de la Universidad Loyola José Antonio Ariza Montes y codirigida por Antonio Sianes Castaño, también profesor de Loyola, El tribunal ha estado compuesto por Felipe Hernández Perlines, Mercedes Torres Jiménez y María Isabel Sánchez Hernández.

El estudio nace motivado por el Informe Brundtland (1987), que introduce el concepto de “desarrollo sostenible” como un objetivo político de orden internacional presente en todos los procesos sociales y económicos. Así, emerge el turismo sostenible como un nuevo concepto, cuyos límites son actualmente objetivo de controversia doctrinal entre los académicos que estudian el fenómeno del turismo. Este concepto se consolida actualmente con la Agenda 2030, que ha venido desarrollando el sistema turístico global, sometido a disrupciones que permitan aportarle mayor grado de sostenibilidad, como la aparición de la economía colaborativa como alternativa a la economía de mercado convencional.

Para realizar el trabajo, la investigadora estableció el objetivo general de demostrar si Airbnb, un módelo de negocio símbolo de la economía colaborativa, contribuía a aumentar el grado de sostenibilidad en la actividad turística. Para ello ha desarrollado tres partes. La primera ha consistido en hacer un análisis bibliométrico del concepto de “turismo sostenible” en la literatura académica, posteriormente se ha realizado un análisis Big Data para recoger y seleccionar los comentarios de los usuarios de Airbnb y conocer así sus preferencias y actitudes. Por último se ha realizado un análisis de clustering jerárquicos. Para ello, se utilizan siete variables seleccionadas previamente de la literatura, con el objetivo de identificar diferentes grupos de ciudades europeas según el grado de profesionalización del modelo de negocio de Airbnb implantado en el territorio.

Tras los estudios realizados por la investigadora que se presentan en su tesis, las conclusiones relatan que este tipo de economía colaborativa que sigue el modelo de Airbnb continua esta línea más depredadora del modelo turistico con un impacto negativo en la economía, la sociedad y el medio ambiente. Por lo que se hace necesario poner en marcha mecanismos de regulación de esta actividad para poder crear un modelo turístico que cree valor añadido no solo para los turistas, sino también para los trabajadores del sector y para los residentes de los destinos turísticos.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn