Alumnado del grado en Comunicación visita la exposición Futuros Abundantes del C3A en Córdoba

11/10/2022

La visita a Futuros abundantes, la exposición temporal del C3A comisariada por Daniela Zyman, se ha realizado en el marco de la asignatura Ética Social y Profesional en el grado de Comunicación en Córdoba, impartida por la profesora Rosa Colmenarejo.

La exposición puede visitarse en el Centro de Creación Contemporánea de Andalucía y reúne más de 40 obras y encargos de la Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21). La actividad se ha planificado como introducción al tema de la asignatura citada, en el que se aborda la cuestión de la Ética en un mundo globalizado. La profesora Rosa Colmenarejo explica que "nos centramos en aquellos fenómenos que han transformado el mundo en las últimas décadas: el cambio climático y la digitalización. Son problemas no locales, complejos y opacos, que involucran una temporalidad distinta a la escala humana. Son problemas que muy habitualmente “nublan” la imaginación de un futuro, especialmente de un futuro “mejor”, y que por ellos nos plantean dificultades para abordar con claridad cuestiones relacionadas con la ética, como la responsabilidad, la libertad, o la verdad".

La propuesta de Daniela Zyman trata de sortear el pesimismo asociado al discurso de la escasez de recursos que, si bien es real, no necesariamente  debe abocar a un escenario de dominación y violencia que implica la competencia por dichos recursos escasos. Frente a la austeridad, Zyman propone cooperación, reconocimiento, resistencia, identidad. Escribe Zyman en su nota de presentación: “Me interesa ampliar la diferencia entre la voluntad de dominar el mundo, que se apoya en discursos injuriosos que conducen a la escasez, y la riqueza de propuestas visionarias, vitalistas y reparadoras que plantean estos artistas, y que apuntan a la multiplicidad de mundos que cohabitan humanos y no-humanos: un mundo en el que caben muchos mundos.”

Rosa Colmenarejo explica que "efectivamente, ante problemas tan complejos, los seres humanos sentimos un vértigo que nos lleva al miedo, al odio, a refugiarnos en lo próximo, en aquello, aparentemente, bien conocido. Parece que la ética, tal y como se ha planteado desde el pensamiento griego hasta nuestros días, necesita un zarandeo, no una subversión de valores, sino un desprenderse de su metodología para abrirse a problemas que resultan adimensionales para la mente humana".

La profesora de la Universidad Loyola añade: "El arte puede ayudarnos a realizar esta labor. Como mantiene Graciela Speranza en su reciente ensayo “Lo que no vemos, lo que el arte ve” (Anagrama, 2022): “El arte es un reloj que adelanta, capaz de dar entidad material y visible a las metáforas—y en eso supera a la filosofía—y abrirse infinitamente a las lecturas sin forzarlas.” Este es el trabajo que hemos tenido que realizar al visitar la exposición: elegir una obra y explicar de qué futuro me está hablando, qué nuevos horizontes de acción y pensamiento me sugiere. La “abundancia” es por tanto una forma de inspiración, de motor, para esa ética de la alegría comprometida con el arte de la convivencia que necesitamos, con urgencia".  

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn