María Gallego: "Para un profesional de la psicología es importante estar actualizado en las últimas evidencias científicas"

María Gallego es alumni del grado en Psicología

María Gallego es antigua alumna del grado en Psicología en la Universidad Loyola. Apasionada por el ser humano "siempre me ha interesado saber por qué somos como somos y cómo funciona nuestro cerebro" nos explica. 

Ha conseguido plaza para psicología clínica en hospitales públicos  tras aprobar a la primera el PIR, un examen al que se presentan muchísimos estudiantes y para el cual solo hay 190 plazas "Todavía no he asimilado que haya sacado plaza, ¡y mira que han pasado más de tres meses desde el examen!" nos sigue contando María.

P: ¿Por qué decidiste estudiar Psicología?

Respuesta: Siempre me ha interesado el ser humano, saber por qué somos como somos, cómo funciona nuestro cerebro. Por eso entré en la carrera pensando que iba a dedicarme a la investigación, a responder algunas de las muchas preguntas que todavía están sin resolver. Sin embargo, a través de las prácticas de la carrera descubrí lo bonita que es la psicoterapia, y decidí aunar ambas haciendo el PIR.

P: ¿Qué destacarías de tu carrera?

R: La docencia. He tenido unos profesores maravillosos, comprometidos y, sobre todo, apasionados por su trabajo. Ha sido imposible no enamorarse de cada asignatura. ¡Hasta psicometría me ha gustado!

"He tenido unos profesores maravillosos, comprometidos y, sobre todo, apasionados por su trabajo"

P: ¿Cuáles son para ti las claves para ser un buen profesional de la psicología hoy?

R: Creo que para ser un buen profesional primero hay que ser buena persona. Tratar al paciente o consultante desde la empatía y la compasión, nunca desde una posición de superioridad o con paternalismo. Al fin y al cabo, él es el experto sobre su vida y los problemas a los que se está enfrentando en ese momento.

También creo que es importante estar actualizado en las últimas evidencias científicas, tanto si te vas a dedicar a la investigación como si haces psicoterapia. Y por último, es fundamental cuidarse a uno mismo. Si nosotros no estamos bien, no vamos a poder ayudar al otro.

P: ¿Y actualmente qué estás haciendo?

R: Voy a incorporarme como psicóloga interno residente (R1) en el Hospital Universitario Príncipe de Asturias a finales de julio.

P: ¿Qué crees que hace diferente a este grado en Loyola respecto a otras universidades?

R: Yo he valorado mucho el hecho de que tengamos la oportunidad de hacer prácticas en dos centros distintos y que podamos hacer tantas horas. Es la mejor forma de saber qué ámbitos te gustan y cuáles no. Destaco la implicación del profesorado sin duda.

"He valorado mucho el hecho de que tengamos la oportunidad de hacer prácticas en dos centros distintos"

P: ¿Qué le dirías a alguien que quiere estudiar en Loyola?

R: Que se tome en serio la carrera desde el principio. Muchos llegamos pensando que después de sacar la selectividad la nota ya no importa. Pero la nota del grado es incluso más importante. En Psicología, excepto en muy pocos ámbitos, necesitamos un máster para poder especializarnos y trabajar, y estos suelen pedir notas medias por encima del 8. Disfrutad de vuestra etapa universitaria, es una época muy bonita, pero no os conforméis con solo aprobar.

P: Has aprobado las oposiciones para psicología clínica en hospitales públicos ¿En qué consisten estas oposiciones, para qué te preparan? ¿Cómo te sientes tras aprobar a la primera en unas oposiciones que solo salen 190 plazas a nivel nacional?

R: Son unas oposiciones para acceder a la formación sanitaria especializada en Psicología Clínica. Esta es una formación teórico-práctica de 4 años en un hospital de España, durante los cuales rotas por distintos dispositivos de salud mental (Atención Primaria, Psiquiatría, Interconsulta…) y tienes la opción de hacer una estancia de 4 meses en cualquier hospital del mundo. Esta formación te prepara para ser psicólogo clínico, es decir, para poder diagnosticar y tratar a personas con trastornos mentales, tanto en centros privados como públicos.

Durante estos 4 años cobras un sueldo que, normalmente, ronda entre los 1100-1500 euros dependiendo del hospital y las guardias que hagas. Además, si te interesa la investigación, a partir del segundo año puedes empezar a hacer la tesis doctoral sin necesidad de haber cursado previamente un máster.

Todavía no he asimilado que haya sacado plaza, ¡y mira que han pasado más de tres meses desde el examen! Ha sido mucho esfuerzo y no he tenido mala suerte. Es un examen muy duro, por el número tan reducido de plazas que hay para la cantidad de gente que se presenta y por el nivel de dificultad que están adquiriendo muchas de las preguntas desde hace un par de años. Pero con esto no quiero desanimar a nadie. A mí me dijeron que era casi imposible sacar el PIR a la primera, pero con esfuerzo, trabajo y motivación todo se consigue.

"Todavía no he asimilado que haya sacado plaza, ¡y mira que han pasado más de tres meses desde el examen!"

P: ¿En qué te ha ayudado Loyola, en cuanto a formación personal y académica, para las oposiciones?

R: En Loyola he aprendido a desarrollar mi capacidad de trabajo y organización. Además, la mayoría de exámenes eran tipo test, y el PIR es un examen también de tipo test. En cuanto al contenido, las asignaturas de Loyola estaban muy actualizadas y completas, lo que me ha permitido usar algunos de mis apuntes del grado para estudiar las oposiciones.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn
Sevilla Psicología universidad Vive Loyola Dos hermanas