La realidad virtual, una herramienta para mejorar la atención psicológica en pacientes con ansiedad y fobias

La pasada semana, estuvo en la Universidad Loyola Esperanza Martínez, psicóloga deportiva y terapeuta con realidad virtual, para impartir una ponencia a los nuevos estudiantes del Área de Psicología de Loyola Másteres.

La psicóloga presentó la realidad virtual (RV) como terapia para tratar las fobias, la ansiedad, el estrés, los miedos o el control de activación. “Se trata de una técnica que favorece la inmersión de los pacientes. Toda la parte que solíamos trabajar en imaginación ahora es con realidad virtual, lo que hace que la exposición sea más eficiente y la terapia más corta”, explicó Esperanza durante su intervención.

Para que los pacientes se introduzcan en la realidad virtual, Esperanza utiliza unas gafas a las que conecta un móvil. De esta manera, los pacientes ven lo que se reproduce en el dispositivo de una manera tan real y viva que sienten que están viviendo la situación proyectada. Además, los pacientes tienen conectado un sensor fisiológico, que mide las respuestas fisiológicas del paciente durante las sesiones de terapia.

Aunque la terapia con realidad virtual lleva utilizándose desde hace años en otros países, Esperanza no conoció esta innovación hasta 2013, cuando hizo un viaje a la Universidad de Standford (California). Allí, conoció a investigadores del laboratorio de Psicología Social, que utilizaban la realidad virtual como herramienta terapéutica.

“En su momento me pareció algo totalmente innovador pero inaccesible en consulta. Por suerte, hoy en día, hay programas y herramientas tecnológicas que tienen un precio razonable y se puede utilizar con mucha intuición”, manifestó.

Esperanza Martnez psicloga 3

La COVID-19 ha incrementado la atención sanitaria psicológica

Desde marzo de 2020, cuando estalló la pandemia de la COVID-19, la demanda de atención psicológica ha crecido exponencialmente. Esperanza especificó que “con la pandemia, todos los problemas se han agravado, especialmente las fobias y la ansiedad”. Según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en el primer año de pandemia, un 6,4% de la población ha acudido a un profesional de la salud mental por algún tipo de síntoma, el mayor porcentaje (un 43,7%) por ansiedad y un 35,5% por depresión.

Esperanza destacó que una de las fobias por las que más han acudido pacientes tras la irrupción del coronavirus ha sido la fobia a las agujas. Se trata de una fobia común pero que, sin ayuda de un profesional, en pocas ocasiones se puede aprender a gestionar. Para ello, la experta comienza con una evaluación inicial mediante una entrevista, para tener un esquema del paciente y una jerarquía de exposición. “El objetivo es saber que le da miedo al paciente de menos a más nivel, para construir los niveles del “videojuego” que tienen que ir completando durante las sesiones”, puntualizó.

Con la realidad virtual también se pueden tratar otras afecciones como la ansiedad o los ataques de pánico. De hecho, estos últimos se pueden prevenir enseñando herramientas de control de activación y control de pensamientos mediante la exposición con realidad virtual.

“Es como un videojuego: primero aprendes los comandos (las estrategias) y luego tienes que ir pasándote niveles (mediante la exposición progresiva a los estímulos)”.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn