“Es fundamental que los mediadores trabajemos en la falta formación, información y una correcta difusión de la mediación”

16/11/2022

Paloma Alés es abogada y experta en Mediación Comunitaria, además de profesora del Diploma de Especialización en Mediación de Loyola Másteres, la Escuela de Postgrado de la Universidad Loyola.

Para ella, la formación en mediación siempre es un valor añadido, te dediques profesionalmente a ella como mediador o no, porque “aporta una serie de herramientas, técnicas y habilidades que cualquier graduado en Derecho puede necesitar en su día a día”.

Aunque la mediación familiar es una técnica relativamente nueva en el ámbito jurídico, Paloma considera que está mucho más extendida de lo que se piensa. “Podríamos decir que es una realidad”. Sin embargo, en el caso de la mediación comunitaria, existen iniciativas en marcha que están despertando el interés de las instituciones públicas, pero no hay tantos profesionales formados en el conocimiento del sector público y sus posibilidades. “Esta situación nos preocupa y ocupa al claustro docente”.

“En una sociedad cada vez más consciente, más crítica y más cansada de que las decisiones que les afectan se encuentren en manos de terceros, devolver el protagonismo a las personas sobre sus propias situaciones de vida es la mejor forma de recuperar la ilusión, las ganas y la confianza”.

El valor esencial de la mediación es extender el protagonismo a las partes. En la mediación se recurre a un tercero no para que tome una decisión sobre una situación de conflicto, sino para para que acompañe a las partes en el proceso de decisión, generando alternativas que beneficien a todos.

“Entender la mediación únicamente como una medida que ahorra tiempo y dinero a la administración de justicia, es lo que hace que la misma pueda fracasar”.

No todo conflicto es mediable y ello no implica que la mediación no funcione, sino que son muchos los factores que influyen en el inicio de un procedimiento de este tipo. El pilar más importante es la voluntad de las partes. “No es tan sencillo como pensar que al ser más rápida, flexible y económica que un procedimiento judicial, debería ser la principal vía de gestión de conflictos, descongestionándose así los juzgados”.

El Diploma de Especialización en Mediación invita a salir de la zona de confort.

Como miembro del claustro de profesionales que integran el Diploma del área Jurídica de Loyola Másteres, Paloma destaca su carácter práctico. “Teorías y libros, hay muchos; pero la mediación requiere de un entrenamiento personal en el que salgamos de nuestra zona de confort y, de alguna manera, abramos la mente a nuevos planteamientos que pueden chocar con los nuestros”.

Concluye afirmando que “la Universidad Loyola ha sabido diferenciarse y crear una auténtica escuela de mediadores con mayúsculas. No buscamos personas que adquieran un título sin más, queremos un alumnado comprometido, que se ponga al servicio de los demás desde el convencimiento de que los conocimientos que va a adquirir van a revertir en la creación de una sociedad mejor”.

Comparte Share on Facebook Share on Google+ Tweet about this on Twitter Share on LinkedIn