Aunque la economía sevillana, al igual que la española y la andaluza, continúa en un contexto de inflación y ralentización, mejora sus previsiones con respecto a las presentadas en el anterior Barómetro Económica de Sevilla. De esta manera, las estimaciones expuestas en este XV número indican que el Producto Interior Bruto (PIB) podría crecer hasta un 4% en 2022, es decir, dos décimas más, y un 1,5% en 2023, siendo la subida de tres décimas.